"Ven y sígueme" (Mt 19,21) ...en Comunidad

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 1

Hemos iniciado este curso con el deseo de seguir dando pasos en nuestro seguimiento de Jesús como discípulos y apóstoles y tomando conciencia del inmenso regalo que supone el hacerlo en Comunidad.

Jesús podía haber venido, vivido y anunciado el Reino, el mensaje de Salvación en solitario, pero no fue así, lo primero que hizo al iniciar su vida pública fue elegir a los doce discípulos, formar una comunidad de hermanos: "Subió al monte, llamó a los que Él quiso, para que estuvieran con Él y enviarlos a predicar" (Mc 3,13).

La comunidad es un grupo de hombres y mujeres que optan por seguir a Jesús, que viven a la escucha de su Palabra, que buscan conocerle y darle a conocer.

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 2

La comunidad de Fe es un lugar donde ayudarnos a crecer en el conocimiento de Dios, alimentando la fe, compartiéndola y llevando la fe a otros: "... creced pues en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo" (2 Pe 3,18).

La comunidad es el ámbito privilegiado donde poder practicar el amor.

El mundo creerá en Jesús solamente cuando nosotros los que le seguimos vivamos en el amor, nos vean unidos, viviendo la comunión: "Mirad como se aman" (Hch 4,34-37).

Para eso vamos a la Eucaristía y recibimos la comunión, para vivir la comunión (Jn 17, 11-21).

Lo más importante en una Comunidad de fe es que entre los miembros reine Cristo, hagamos presente a Jesús y se palpe en el amor mutuo, que hagamos entre todos presente el Reino la Fraternidad: "En esto conocerán que sois discípulos míos, si os tenéis amor los unos a los otros " (Jn 13,35).

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 3

La Comunidad nos ayuda a crecer y perseverar en el camino de seguimiento.

En la Comunidad nos necesitamos los unos a los otros para seguir creciendo y perseverar. Cada uno lo que aporta es único y necesario para el enriquecimiento mutuo. Para que se de ese crecimiento mutuo se necesita compromiso de parte de los miembros.

La diferencia entre un asistente a la comunidad y un verdadero miembro de ella es el compromiso. No se construye sola una Comunidad, supone esfuerzo por parte de todos. Invertir mi tiempo, salir de mi mismo, de mi comodidad, pereza, egoísmo...para salir al paso de las necesidades de los hermanos.

"Los asistentes" son consumidores, los miembros son "contribuyentes" intentan sumar desde sus posibilidades, estar en una actitud de disponibilidad y servicio. Quien es parte de la comunidad se siente "familia", que "pertenece", contribuye con los talentos y dones que Dios le ha regalado y los pone al servicio: "Que cada cual ponga al servicio de los demás la gracia que ha recibido, como buenos administradores de las diversas gracias de Dios" (1 Pe 4,10-11).

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 4

Contribuimos con lo que somos y tenemos, sumando y aportando sabiendo que haciendo lo que buenamente podemos cada uno, es Dios quien da el crecimiento.

Ante un mundo con tanta violencia, sufrimiento y dolor, Dios necesita de nuestros cinco panes y dos peces para colaborar en la construcción de su Reino de Amor. Y nos necesita en comunidad porque una Comunidad viva que alimenta su fe y se ayuda a seguir a Jesús a vivir el evangelio, es un Don para la Iglesia y para el mundo y es un antídoto para luchar contra el mal, el egoísmo las injusticias, la corrupción, etc… Por eso en este inicio de curso Jesús sale a nuestro encuentro y nos invita a no perder de vista que somos una Familia Misionera y nos lanza a la Misión en Comunidad diciéndonos: «Dadles vosotros de comer» (Mc 6,35-44).

Verónica