Camino de Santiago 2017

camino de santiago 2017 1

Al compartir lo vivido en el Camino de Santiago me viene a frase “El Señor ha estado grande con nosotros”. Gracias a este caminar me he sentido y vivido como hijo de Dios, entender acontecimientos o circunstancias de mi vida que no sabía cómo vivirlas y recibir cada día el “el pan nuestro de cada día” hecho vida en mis hermanos.

camino de santiago 2017 2

Una preocupación con la que fui al camino de Santiago fue la de cómo vivir las rebeldías de mi hijo. Me ha acompañado desde años esta inquietud que en unas ocasiones vivía con desesperanza, en otras con sentimientos de culpabilidad al creer que era mala madre. Gracias a la fe compartida por mis hermanos hoy tengo luz sobre cómo vivir desde la fe la relación con él. El Señor me decía: No quieras tener todo controlado, eres criatura y no puedes ni debes controlar cual sea mi voluntad con tu vida y la de tu hijo; confía en mí porque así es vivir desde la fe. Pero además, no andes preocupado por quitar en él las malas hierbas o cizaña, pues puedes con ello cortar los buenos frutos… Es palabra de Dios que me ha reconfortado, proporcionado paz y esperanza. Me invita, además, a guardar y meditar, como hacia María, estas palabras en el corazón, a no olvidarlas, a volver una y otra vez sobre ellas; grabarlas en mi corazón.

camino de santiago 2017 3

Y cada día recibía, también, “el pan nuestro de cada día” gracias a mis hermanos de camino. En ellos, me encontré con la ternura, la paciencia, la mansedumbre de unos padres hacia sus tres hijos pequeños…y ¡qué manjar! Me encontré, también con la entrega de quienes hicieron posible este camino, y gracias a ella, yo y mi familia pudimos hacer y vivir el Camino de Santiago; vi hecha vida en hermanos del Camino la mansedumbre, la confianza en el Señor… y para mí fue pan que me alimentó…Me venía a la mente el milagro de la multiplicación de los panes y peces, pues la entrega de una persona daba de “comer” a muchos, la ternura de otro, igualmente, daba de “comer” a muchos…la fe compartida de otro daba de “comer” a muchos.

camino de santiago 2017 4

Y el espectáculo de los bosques de robles, castaños…gritaban las maravillas del Señor y su amor por nosotros. Si en la fiesta del Corpus adornamos las calles al paso del Señor, Él se volcaba con nosotros a nuestro paso hacia Santiago. Es para vosotros estas maravillas…entendía.

camino de santiago 2017 5

Veía, pasar a peregrinos: unos con paso ligero, otros caminando más despacio…cada uno a su ritmo, un ritmo único como en la vida diaria es el ritmo o compás de cada uno. Y Dios me hizo valorarlos, quererlos… el mío –que era lento- también. En él está mi Padre acompañándome, hablándome, en él me ama como soy, en él se deja con frecuencia ningunear por mí, sufre mi indiferencia y también mis ganas de amarle. Y así con cada uno de los que pasaban a mi lado: cada uno único, hijo pensado y creado en sus entrañas… “no critiques, no sabes cómo lucho y amo en cada uno de ellos”… Un dibujo hecho por algún peregrino del rostro de Cristo sujeto en una alambrada del camino con expresión de dolor me habló del pararrayos que es Dios en cada una de nuestras vidas; sólo él sabe lo que vivimos a profundidad y por eso, sólo él puede amarnos como necesitamos, curarnos y darnos las palabras de vida que necesitamos…

Por todo ello me sale una acción de gracias: “El Señor ha estado grande con nosotros”.