Testimonio JMJ: Una experiencia inolvidable

testimonio jmj una experiencia inolvidable 1

"Surgirá un mundo nuevo levantado por la fuerza del amor"

Esta podría ser la frase que resuma mi experiencia en la JMJ Cracovia 2016. Durante estos últimos 15 días he comprobado la fuerza que puede llegar a tener el amor de Dios. Han sido dos semanas en las que se respiraba una alegría altamente contagiosa entre personas desconocidas y con procedencia muy diversa. En este tiempo me he sentido abrazado por el amor del Señor, gracias a la fraternidad y a la acogida de cada una de las personas que he ido conociendo a lo largo de los días. Todo eran sonrisas, abrazos, caras de emoción...

testimonio jmj una experiencia inolvidable 1

Se me hace muy difícil recordar algún mal gesto en las dos semanas de peregrinación. Quién no haya vivido esta experiencia difícilmente entenderá la magnitud de esta comunión entre los peregrinos. Y es lógico, pues es algo que no se da en condiciones normales, pero en este caso había algo que nos unía a todos. Cada gesto, cada mirada y cada palabra me han permitido reconocer la presencia de la Misericordia de Dios en medio de los dos millones de peregrinos que hemos inundado Cracovia.

Para mí, ha sido una experiencia inolvidable que me ha ayudado a crecer y a creer. A crecer porque he aprendido de cada joven que me he encontrado en el camino. Y a creer porque después de observar la presencia de Dios tan fuerte entre los jóvenes es imposible no creer que se puede construir un mundo mejor y más humano, un mundo nuevo levantado por la fuerza del amor.

testimonio jmj una experiencia inolvidable 1

Vuelvo a España con la mochila llena. Llena de proyectos, de ilusión, de energía... Como dijo el Papa Francisco, la JMJ empieza ahora, y siento la necesidad de transmitir a muchos jóvenes de mi país cuál ha sido mi experiencia. Al igual que yo he tenido esta suerte, quiero que ellos tengan la oportunidad de vivir algo tan grande.

Panamá 2019, allá vamos.

David, estudiante de medicina (Valencia)

 

JMJ Cracovia 2016: Misericordiosos como el Padre

jmj cracovia 2016 misericordiosos como el padre 1

Esta aventura comenzó en Barajas (Madrid), donde un grupo de 75 personas entre jóvenes, misioneros y misioneras de diferentes lugares principalmente de España y Latinoamérica nos embarcamos rumbo a Budapest cada uno con su mochila propia, sus ilusiones, sus sueños, pero todos compartiendo algo único, la fe y siguiendo los pasos del alguien en concreto, con rostro definido… a Cristo.

Después de disfrutar los primeros días en una ciudad indescriptible surcada por el Danubio, su parlamento y numerosos rincones llenos de encanto, nos dirigimos a nuestro próximo destino: la ciudad de Gyor, el preencuentro que compartiríamos con otros jóvenes, misioneras y misioneros de nuestra familia Verbum Dei esparcida por los cinco continentes: Taiwan, Costa Rica, México, Portugal, Inglaterra, Italia, España... éramos alrededor de 260.

jmj cracovia 2016 misericordiosos como el padre 1

Horas después llegamos a un colegio en el cual durante los 4 días siguientes los voluntarios del mismo nos harían sentir como en casa, no sólo ellos sino parte de nuestra familia (misioneras y misioneros de la fraternidad Verbum Dei) que se habían encargado de que nuestra llegada y acogida fuera lo más agradable posible. Entre talleres, charlas, cantos, juegos, momentos de oración y contemplación nos fuimos dando cuenta que esto de la fe no es cosa de uno, sino que ardían multitud de corazones al unísono y que es posible romper cualquier barrera donde la diversidad de un grupo multicultural se hace posible si el sueño de Dios dejamos que se cumpla en nuestros corazones.

jmj cracovia 2016 misericordiosos como el padre 1

Continuamos nuestro destino a un lugar no menos importante: Auswitch y Czestochova. A pesar del peso de la historia del lugar, me quedo con un hito de esperanza, en la que la luz tiene mayor poder que las sombras, y como en un ambiente de muerte sobrecogedor, un nombre como el de otros tantos santos anónimos hicieron posible la supervivencia de muchos sacrificando incluso sus propias vidas, uno de ellos que resonaba con fuerza por el campo: el franciscano Maximiliano Kolbe.

jmj cracovia 2016 misericordiosos como el padre 1

Después de los momentos de desolación llegamos a los momentos de gozo: el culmen de nuestro viaje: Mnikóv y Cracovia. Nuestra llegada a un pequeño pueblo con sus gentes fue otro momento decisivo. Entre vestidos de fiesta, dulces, material necesario para las jornadas, fue donde pudimos darnos cuenta de que se había ultimado cada detalle. Las misas con los obispos de diferentes lugares, personas supercercanas y con total disponibilidad, fue también un momento bastante enriquecedor. Y como no, destacar las familias de acogida, como hicieron de los últimos días de nuestro viaje que las palabras del Evangelio se quedaran grabadas a fuego..."el que acoja a uno de estos pequeños, me acoge a mí..."

jmj cracovia 2016 misericordiosos como el padre 1

De allí nos esperaban las calles de Cracovia, su barrio judío, el castillo de Wawel, momentos de explosión de vida, un río de gentes por las calles, diferentes colores y países, esperando con entusiasmo y emoción contenida el encuentro con el Papa Francisco, camino de esperanza para todos nosotros. A destacar momentos como el via crucis, cada estación con un recuerdo para el más humilde, el más frágil, el sencillo entre los sencillos...y el sábado en el momento de la vigilia, millones de velas encendidas aparecieron sin más como signo de recogimiento y oración.

jmj cracovia 2016 misericordiosos como el padre 1

Podría contar una y mil historias… aun así me quedo con frases del Papa en uno de sus discursos "No quiero jóvenes de sofá, acomodados, encerrados en sus casas o jóvenes jubilados sino con espíritu de lucha sobre todo con el más frágil, con el que más sufre a nuestro lado" creando un mundo más justo y libre siendo posible con la fuerza del corazón de Dios batiendo al unísono "vosotros sois la sal y la luz del mundo..."

Yolanda (Badajoz)

 

Testimonio: Profundizar nuestra fe

Me llamo Carlos, tengo 17 años y vivo en Valdemoro. Llevo varios años participando en la Familia Verbum Dei, junto a mis padres y a mi hermana menor, y este año he tenido el gusto de celebrar la Pascua junto con el grupo de adolescentes y jóvenes.

Tras un año intenso de estudios, necesitaba despejarme un poco, descansar del día a día y, sobre todo, conocer a gente nueva con la que compartir nuevas experiencias. Además, buscaba renovar un año más mis "pilas": vivir un intenso fin de semana que me acercara de nuevo al Señor.

En efecto no me equivoqué, ya que el tiempo que he vivido en estos días ha sido más que satisfactorio. No sólo he podido conocer a gente nueva, con la que he disfrutado y he compartido diversas experiencias; sino que he podido profundizar de nuevo en mi fe, algo que considero fundamental para no quedarme estancado en mi día a día. Es cierto que tampoco llegué a compartir demasiado con los jóvenes, debido a que me encuentro en una edad intermedia en ambos grupos, y acabé integrándome con las personas que ya conocía. Pero fuimos capaces de establecer nuestras expectativas de futuro, sobre todo enfocadas hacia la JMJ de Cracovia.

Sinceramente, lo que espero en un futuro cercano, refiriéndome a este encuentro mundial de jóvenes, es prácticamente lo mismo que en esta Pascua, pero multiplicado. Se unirá la experiencia de salir por primera vez de España, junto con conocer a un montón de gente nueva y compartir con ellos partes de tu vida. Espero que en cada uno de ustedes también crezca ese sentimiento de querer profundizar en la fe y no caer en la rutina.

Un saludo, Carlos

 

Testimonio de la Pascua con los jóvenes

testimonio de la pascua con los jovenes¡Hola! Soy Daniel y os cuento un poco mi experiencia de esta Pascua en Loeches con los jóvenes Verbum Dei. Esta pascua ha significado para mí un rencuentro con esa familia a la que voy viendo de pascua en pascua, o en algunas convivencias en verano, pero también un rencuentro con tiempos de oración más largos de los que consigo sacar en mi día a día y una invitación a seguir conociendo a Jesús.

Pese a que esta sea mi vigésimo-tercera pascua, puesto que siempre participo en las pascuas del Verbum-Dei desde que existo e incluso desde antes de existir (mis padres se conocieron en unos ejercicios espirituales del Verbum-Dei), no ha supuesto una experiencia repetitiva. Estoy en otra etapa vital en la que Dios está más que nunca en el centro de mi vida, en una etapa de búsqueda… Búsqueda de salidas profesionales, de retos personales, de nuevos proyectos que emprender… Y en todo ello Dios pasando… Esta experiencia de la Pascua con el grupo de jóvenes Verbum-Dei (con las charlas, ratitos de oración, testimonios, dinámicas…) ha hecho que todo repose un poco mejor, que más que preguntarme por lo que yo quiero me pregunte por lo que quiere Dios para mí. En esa clave, este momento de discernimiento que estoy viviendo en el que me pregunto tantas cosas, las respuestas parecen estar más cerca.

El lema de la Pascua vida com-pasión ha sido muy acertado, ya que he visto la pasión con la que viven las grandes personas con las que he tenido suerte de compartir la experiencia, la pasión que hemos puesto en la convivencia… Ahora, a la vuelta, ya en Bilbao, estoy seguro de que viviré con más pasión, en mi trabajo, en los estudios… siendo consciente de lo que Jesús ha dado por mí y siendo testigo de esa resurrección que nos invita a amar sin límites. Con esa consciencia, la experiencia de todo lo vivido y lo que queda por vivir en este camino de profundización en la fe, me dispongo a poner mis manos al servicio de las personas haciendo del Evangelio una brújula que guie mi día a día, que vea como Dios pasa por todas las cosas y que en todo pueda dar lo máximo.

Daniel, Verbum Dei Bilbao

 

Vida Com-Pasión

vida s com pasion 1

Eso es lo que ha ocurrido en estos días en Loeches (Madrid), el Espíritu Santo se ha derramado sobre nosotros inflamándonos nuevamente de vida, amor, compasión y esperanza. En esta semana Santa que hemos compartido junto con otros jóvenes hemos sentido a Dios tan cerca de nosotros que la felicidad ya lo expresábamos con lágrimas, también reflejaban ese profundo sentimiento de saberse verdaderamente hijos de Dios. Como el hijo pródigo que regresa de nuevo al Padre tras una larga travesía de la vida, muchos con la mochila llena de piedras con ganas de aligerar la pesada carga, otros descanso y reflexión sobre el camino andado y buscando nuevamente consejo y apoyo en Cristo, así como una actualización de su relación con Dios. Y otros muchos una búsqueda directa con Cristo con el fin de renacer.

vida s com pasion 1

Nuestro Pentecostés tuvo lugar en esta Pascua en Loeches, para muchos en un pedacito del cielo en la tierra que no queríamos abandonar, pero como me dijo un día una misionera “No podemos ser flores de invernadero” es decir no debemos, ni podemos ni deberíamos querer hacer nada más que enfundarnos unos pantalones militares y salir a predicar la palabra de Dios dispuestos a todo.

vida s com pasion 1

Hay que estar preparados a todo lo que se nos presente por delante pues al flanco tenemos a Cristo, al otro lado a la Virgen y en nuestro interior al Espíritu Santo. Más protegidos en nuestra vida no vamos a estar. ¡Pobre de aquel que se meta con los hijos de Dios! Pues haremos que la tierra arda de amor, de pasión; seremos terroristas del perdón y de la misericordia.
Pintaremos el mundo del amor infinito de Dios. Como dice una gran frase “Porque ansío cambiar el odio por amor”. Ensalcemos nuestra bandera y con las sandalias de evangelizar en los pies no dejemos tierra sin pisar, ni cielo donde nuestras voces no hayan surcado. Tenemos que gritarle al mundo que Dios nunca nos ha abandonado.

vida s com pasion 1

Hay que pintar de color este mundo que poco a poco se torna gris. Pensarán que estamos locos, como la gente que vieron a los discípulos hablar con otros en sus idiomas natales. Sí, estar con Dios, ser feliz, ser hijos de Dios es estar locos. Entonces que nos encierren porque estamos locos de atar.

vida s com pasion 1

Dios ha pasado por nuestras vidas. El Espíritu Santo se posó sobre nuestras cabezas y hemos sentido ese infinito amor de Dios en nosotros, estamos tan llenos de amor y gozo que sentimos una necesidad imperiosa de salir a compartirlo, queremos que nuestros familiares, amigos, todo el mundo conozca a Jesús de Nazaret. Un carpintero de Belén que cambió el mundo, el hijo de Dios hecho hombre que sufrió por nuestros pecados. “No hay amor más grande que e que da su vida por hermano”.

vida s com pasion 1

 

Vida Com-Pasión