La experiencia de llegar a Granada

 

Somos Esteban y Paloma, matrimonio misionero Verbum Dei, mexicanos y con tres hijos, hemos estado estudiando la teología en el Instituto Teológico Verbum Dei en Loeches, donde Dios nos ha regalado la gracia de irnos configurando con la Fraternidad Misionera Verbum Dei y ahora estamos de misión en Granada, España.

 


La experiencia de llegar a Granada ha sido un derroche de providencia, misericordia y Amor de Dios. Llegamos a Padul el lunes 18 de agosto por la tarde, recibidos por Teresa, misionera Verbum Dei, Francisco una persona muy amable y siempre dispuesta a apoyar que participa de la escuela de apóstoles de Granada y por el matrimonio Rafa y Moni con quienes ya habíamos podido dialogar y compartir.

Al inicio hemos estado un poco en lo secreto, para que Esteban pudiese terminar su síntesis y presentar el examen final, pero poco a poco hemos ido conociendo a las personas y nos han mostrado una gran acogida en pequeños detalles como es el compartir los productos que cosechan de sus huertas de casa y la preocupación porque no nos hiciera falta nada. Durante este mes Dios nos ha cuidado, mimado y acompañado. Y ahora que podemos involucrarnos más en la misión el Señor se nos muestra en las personas, en las palabras que pone en nuestra boca, pero sobre en la acogida y disponibilidad de todos hacia con nosotros. Para nuestra familia es una gran alegría y un don poder estar viviendo la misión en Granada.

 

FaMVD Granada

Envío misionero de Esteban y Paloma a Padul (Granada) con sus tres hijos, Damián, Diego y Abigail. El matrimonio mexicano ha estudiado en Loeches los últimos 5 años, Esteban recién ha terminado sus estudios teológicos. Les deseamos una feliz y muy misionera estancia en tierras andaluzas. Nos unimos en oración para pedir por ellos en su nuevo destino misionero para que sea muy fructífero con la gracia de Dios.

El 5 de Octubre la FaMVD Granada se reunió para hacer su día de retiro mensual de inicio de curso. El lema fue "El sueño de Dios", vinieron 7 integrantes nuevos. El día transcurrió familiar compartiendo oración, dinámicas, testimonios, comida y Eucaristía. Todos quedamos felices al poder experimentar el gran Amor de Dios en nuestras vidas y saber que Él cuenta con ellas para la misión desde lo que cada uno puede aportar. Estamos muy agradecidos con el Señor y por haber podido compartir y crecer en nuestra fe en Familia.