Disfrutar en familia de encuentros solidarios

La Familia Verbum Dei de Bilbao-Bikaia queremos compartir alguna de las actividades en las cuales hemos participado este mes de octubre.

Sabéis que por estas tierras del norte somos aficionados al deporte y la montaña. Por ello, el domingo 18 asistimos a una subida al monte Artxanda en la cual se nos sensibilizaba por la realidad de las personas autistas y de síndrome de Down. El siguiente domingo 25 nos reunimos más de 10.000 personas en una carrera solidaria para recaudar fondos para la investigación del cáncer de mama.

En ambos acontecimientos tuvimos la oportunidad de vivir el encuentro con los otros en la perseverancia del camino, en la alegría de "coronar" pequeñas cumbres o de llegar juntos a la meta. Constatamos que participar y disfrutar en familia de encuentros solidarios, es un modo de hacer visible la esperanza y la fraternidad en nuestra sociedad. Y, también, es un modo de posibilitar a los más pequeños vivencias que requieren de su iniciativa y protagonismo.

 

Inicio curso FaMVD de Bilbao, Bizkaia

El 12 de septiembre pasado, el Consejo Apostólico de la Familia Misionera Verbum Dei dedicamos la jornada a orar juntos y programar las actividades apostólicas del nuevo curso 2015-2016.

En un ambiente alegre y fraterno, disfrutamos de convivir y poner en común iniciativas y propuestas con la ilusión de responder, desde nuestro carisma, a las inquietudes y deseos que percibimos en la familia Verbum Dei y personas a las que podemos llegar.

Con disponibilidad y espíritu de trabajo, elaboramos el proyecto apostólico para este año, el calendario de actividades, así como las comisiones encargadas de promoverlos. Nos sentimos en comunión con las otras comunidades de España que en estas fechas estáis haciendo lo mismo.

 

“Me amó hasta… la resurrección”

¡SORPRESA! “ME AMÓ HASTA... LA RESURRECCIÓN”

Empezamos nuestra experiencia de Pascua ya en el viaje hacia los distintos lugares donde la íbamos a celebrar. Nuestros hijos iban a Arenales, un pueblo de Ciudad Real a colaborar con los jóvenes de la FaMVD y nosotros a Siete Aguas. Ya en el coche, me quedé sin voz. Con lo cual mi familia recibió un gran regalo, no les iba a dar la chapa, (ja,aja,ja) y yo también. Dios me regaló el estar más atenta a Él, y así he podido disfrutar de un tiempo más largo de oración, de estar con Él, más que compartir con los demás.
Iba muy libre, sin esperar nada especial, abierta a dejarme sorprender. Y lo primero que me sorprendió, cuando entré en la capilla, fue el lema: Me amó hasta...., todos esperamos, un: hasta la muerte, hasta el extremo. Pero no, allí no ponía eso, sino,...hasta la resurrección. ¡Qué grande! Me ama hasta el no va más. Ya más no se puede. Esto es muy fuerte, como dicen ahora. Yo creo que no lo llego a entender, por eso he pedido mucha fe para creerlo. Y también le he dado muchas gracias porque Dios se ha fijado en mí para ser parte de su historia y seguir transmitiendo esto en la historia de la humanidad. Ahora que estoy estudiando Historia de la Iglesia, me doy cuenta de que en cada momento ha habido gente fiel al mensaje de Jesús que nos muestra a Dios. Somos parte de esta historia de la Iglesia, de la humanidad. Y Dios se ha fijado en mí, en cada uno de nosotros, para regalarnos esta experiencia de amor y continuar su obra.
Por eso, mi acción de gracias por gozar del presente, por la vida regalada, por su compañía en mi vida, porque me ha dejado descubrirle, porque me ha regalado una familia que quiere conocerle y experimentarle, cada uno desde sus circunstancias.
Yo siempre animo a las familias a que celebren la Pascua así, en familia, con los hijos, desde pequeños. Con mucha libertad, pero con ellos. Para nuestros hijos, siempre queremos lo mejor. Y los lazos humanos son importantes: "con cuerdas humanas te atraía". Cuando los niños van haciendo grupo, quieren seguir. No olvidemos que también nosotros fuimos así atraídos hacia Él, al menos, yo iba porque iban mis amigas, porque alguien me lo propuso, por una invitación,… No podemos dejar a nuestros hijos sin esta invitación a vivirlo, y cuanto antes mejor. Todos sabemos lo difícil que es proponérselo a un adolescente de buenas a primeras. Por eso, si podemos vivirlo como una experiencia de familia, cuanto antes, mejor.
Para nosotros esta experiencia es una gozada. Por tanto, nuestra Pascua ha sido de celebración, de dis frutar cada momento.
Agradecemos a la Familia Verbum Dei de Valencia todo su trabajo de preparación, todos los detalles que han tenido, ¡os lo habéis currado! La oración en el huerto, fue genial, tan real, que se podía tocar; alguna rama hasta se nos metía en los ojos.
Yo le doy gracias a Dios por esta Pascua, por vivirla en familia y experimentar junto con mi marido el evangelio de nuestra boda "¿No ardía nuestro corazón cuando nos iba relatando las escrituras?" y es que es así, nuestro amor creces la luz de su amor.
Gracias familia y felices pascuas.

Rosa y Jesús, desde Bilbao.

  • 1
  • 2