Pentecostés en Campomaior 2015

El 23 de mayo celebramos Pentecostés en Campomaior, Portugal, con un día de retiro/encuentro/oración para aprender y descubrir quién es este Espíritu Santo.

Nos juntamos la familia Verbum Dei de Badajoz y la de Campomaior, no todos los que somos, sólo los que el Señor quiso que estuviéramos ese día.

Fue un auténtico retiro internacional, hispano-luso. En estos encuentros el Espíritu Santo tiene que trabajar más, porque los españoles no hablamos y apenas entendemos el portugués y los portugueses, en cambio, entienden y hablan el español, aunque no todos, claro. Sin embargo, tenemos la suerte de poder experimentar el poder de este Espíritu que nos permite entendernos perfectamente, sentirnos en verdadera comunión, dejando de ser el idioma un obstáculo para construir fraternidad.

Entre las fotos de ese día, nos gusta la del cactus, tan seco y sin embargo con esas flores tan bonitas. Es una imagen que nos habla de la acción del Espíritu Santo, que “riega lo que es árido”.

Testimonio de Leo

Un año más el pasado Jueves Santo, partíamos desde Badajoz hacia Madrid, mi marido, mis tres hijos y yo para vivir la pascua en el centro misionero de Verbum Dei en Loeches.
Si tengo que definir esta Pascua, la llamaría “LA PASCUA DE LA SERENIDAD”.
Apenas he podido orar (como metodológicamente lo conocemos); ni siquiera escuchar las pautas y testimonios, porque mi pequeño Tomás (de año y medio) nada más llegar comenzó a tener fiebre, por lo que mi marido y yo nos teníamos que turnar para atenderle.
Pero a pesar de esto, en todo momento, bueno, o en casi todo, he estado tranquila.
Ya venía serena, sin “el”: “me tengo que ir de aquí con…”, esos objetivos que nos ponemos nosotros solitos y que tanto nos agobian después al ver que no se cumplen tal y como pensábamos. Simplemente he venido abandonada,…y por fin entiendo experiencialmente eso que tantas veces he escuchado de “abandonarse en las manos de Dios”. Pues es este “venir sin mis objetivos”, “sin mis criterios”, el abandonarme en Él, es lo que me ha dado esta SERENIDAD, sin duda alguna.

  • Serenidad, a pesar de las contrariedades (Tomás malito…);
  • serenidad que te hace más confiada en lo que realmente crees sin importarte el qué dirán;
  • serenidad, que te quita la vergüenza, los miedos;
  • serenidad que hace que no te importe lo que has conseguido, sino lo que Dios dispone de ti, etc.

Y así era el lema de la pascua, “LOS OJOS FIJOS EN ÉL”, en Él, y en lo que Él espera de mí, y no en lo que yo espero de Él y de mí.
No tengo duda de que en otros momentos, esta Pascua, con las circunstancias vividas, me hubiera puesto hecha un mar de nervios y hubiera salido de aquí diciendo “¿ves?, no hemos tenido que venir”, “el año que viene no venimos…”. Pero no sé si por los años, por el ya bagaje de lo vivido, de ser un tercer hijo,…ha hecho que lo viva con total serenidad. Quiero pensar, Señor, que no ha sido todo eso, sino que es un bonito regalo tuyo de Pascua. Gracias, Señor.

Cuaresma, camino de renovación

El 14 de marzo nos reunimos las familias Verbum Dei de Badajoz, Campomaior y Elvas para hacer un retiro de oración. Lo hicimos en la casa del Verbum Dei en Campomaior. Hace ya muchos años nos reuníamos allí con frecuencia para hacer retiros de fin de semana con los hermanos de Portugal. Volver a encontrarnos allí, sentir la alegría de recordar tantos momentos compartidos, fue ya el primer regalo que nos tenía preparado Jesús.

Otra alegría fue que se unieron al retiro los maridos de dos compañeras de la familia Verbum Dei de Badajoz que nunca antes habían participado y quedaron encantados de la experiencia de pasar todo un día con el Padre y compartir la fe en comunidad.
Fue un día especial, porque además de los momentos de silencio para escuchar al padre, tuvimos tiempo de compartir, durante la comida, aspectos de nuestra vida privada, en la familia y en el trabajo, que nos dio a conocer facetas que desconocíamos, a pesar de llevar mucho tiempo juntos. Tuve el regalo de experimentar cómo con los pequeños detalles vamos construyendo una verdadera relación de hermanos.

En esta cuaresma, y en este retiro, he sido mas consciente de cómo Dios nos está llamando constantemente para ir renovándonos interiormente, y cómo él nos va llevando a cambiar nuestra mirada a los demás para ir construyendo una verdadera fraternidad. Y lo más importante, lo va haciendo desde los detalles más pequeños.

52 Aniversario del VD - Badajoz

La Familia Misionera Verbum Dei de Badajoz celebramos el 17 de enero su 52 aniversario.
Conseguimos juntarnos para desayunar y después a través de una presentación de power point vimos unos retazos de la historia de la Fraternidad desde los orígenes. En nuestra familia tenemos algunos miembros que se han incorporado recientemente y ha sido muy positivo conocer la historia y ver que la familia Verbum Dei no se queda sólo en Badajoz, que tenemos muchos hermanos repartidos por todo el mundo con una misma vocación:
“Nuestra vocación y misión es dar la Palabra de Dios, y esto es consecuencia del diálogo con Dios, que mantenemos vivo durante todo el día.” (P. Jaime Bonet)
Deseamos que en este año que acaba de empezar pongamos toda nuestra confianza en Dios y dejemos que él nos lleve donde necesiten escuchar su palabra y conocerle.

Misa antes de Navidad

La Familia Verbum Dei de Badajoz todos los años celebramos una misa antes de Navidad.

Este año la hemos celebrado el pasado 15 de diciembre en la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad. Después de la eucaristía nos juntamos todos en la casa de las misioneras y nos tomamos un delicioso chocolate que prepara cada año Paquita Reynes.

Es una tradición entrañable que nos permite juntarnos todas las personas, que de manera diferente, participamos en distintos grupos dentro del Verbum Dei: unos en casa de las misioneras, otros en parroquias. Es un espacio que nos ayuda a construir una verdadera fraternidad entre nosotros y además, al ser antes de las fiestas de Navidad, nos ayuda a ser conscientes de cómo queremos vivirla, dejándonos moldear el corazón por Dios para que cada día pueda nacer y quedarse en él.

Feliz Navidad